La importancia de la agilidad en los negocios

La importancia de la agilidad en los negocios

A menudo escuchas el término agilidad en los negocios. Por ejemplo, si una empresa implementa un nuevo software de procesamiento de facturas, puede citar la agilidad como una razón clave para hacerlo.

La agilidad puede ser más fácil de lograr para las nuevas empresas y organizaciones en muchos casos porque son inherentemente más flexibles. No tienen tantos procesos arraigados y formas de hacer las cosas, y no son tan tradicionales en su pensamiento y enfoque como las empresas más establecidas.

Sin embargo, incluso las organizaciones bien establecidas pueden ser más ágiles si son estratégicas para hacerlo.

A continuación, se ofrece una descripción general de la agilidad en los negocios, así como información sobre su importancia y cómo construir una organización ágil.

agilidad en los negocios

¿Qué es la agilidad?

Es posible que escuches diferentes definiciones de agilidad, pero en general en los negocios, se refiere a organizaciones que son dinámicas. Una organización ágil puede avanzar junto con los cambios en su industria y el mundo en general. No hay miedo al cambio y los flujos de trabajo se adaptan fácilmente al cambio.

Una organización ágil es estable en su núcleo, pero puede cambiar rápidamente para satisfacer cualquier necesidad del entorno.

A menudo se dice que la agilidad necesita integrar la capacidad de ser dinámico, con velocidad y capacidad de respuesta.

Para ser ágil con éxito, el negocio necesita una base sólida y estable, y en ocasiones las organizaciones se equivocan.

agilidad en los negocios

Agilidad e innovación

La agilidad y la innovación son dos conceptos que a menudo van de la mano. Una organización ágil es una que es más probable que sea innovadora porque están constantemente pensando fuera de la caja y las normas y formas establecidas de hacer las cosas.

Muchas empresas se centrarán tanto en intentar ser innovadoras, pero no piensan en la agilidad. Para tener uno, casi siempre es necesario tener el otro.

agilidad en los negocios

Crea una cultura de agilidad

Incluso si trabajas para mejorar la agilidad mediante la introducción de software y tecnología, y crea flujos de trabajo flexibles, si tu cultura no es de agilidad, entonces no serás una organización totalmente ágil.

Los CEO deben trabajar para asegurarse de recompensar esas cualidades y comportamientos que ejemplifican la agilidad. Por ejemplo, ser adaptable al cambio creativo y fácilmente capaz de avanzar a medida que se produce el cambio son valores de una organización ágil.

Los valores de la empresa deben estar arraigados en la agilidad, y el liderazgo debe estar plenamente integrado y siempre trabajando para promover la agilidad. Si el liderazgo está estancado en los mismos flujos de trabajo tradicionales y formas de hacer las cosas y no proporcionan a los empleados autonomía y una sensación de flexibilidad, nunca habrá verdadera agilidad.

La autoorganización es un concepto importante para la agilidad en el lugar de trabajo. Esto significa que las personas se unen según sea necesario y en la forma en que lo consideran apropiado para la situación específica en lugar de seguir las jerarquías tradicionales del lugar de trabajo. Con la autoorganización, existe una oportunidad para el debate y la lluvia de ideas.

Estar enfocado

Finalmente, a veces una empresa no puede ser ágil ni innovadora porque está muy empantanada en los detalles. En lugar de enfocarse tanto en los detalles innecesarios, puede ser valioso enfocarse en algunos objetivos primarios y críticos. Estos no necesariamente tienen que ser a largo plazo. A menudo, en organizaciones ágiles, el enfoque es más a corto plazo cuando se trata de objetivos específicos.

Es cierto que el proceso puede ser desafiante y confuso, pero para eso estamos, para ayudar. Si estás listo para hablar sobre cómo implantar la agilidad en tu organización, contacta hoy para programar tu sesión de estrategia y dejar que comience la lluvia de ideas.

Explora HQ
Siguenos

Deja una respuesta